¿Por qué contamos con los dedos?