PESAJ “Un momento para crear memoria”

 

 

Pesan “Un momento para crear memoria”

Abdo Jasqui R.

 

La memoria es diferente a la historia. La historia habla de lo que les paso a otras personas, cuenta eventos que ocurrieron hace mucho tiempo. La memoria es mi historia, cuenta de donde vengo y a que narrativa pertenezco. La historia responde la pregunta ¿qué paso? La memoria ¿ quien soy? La memoria es sobre identidad y conexión entre las generaciones.

 

Pesaj es un momento para hacer memoria y cuestionarios ¿quién soy? no podemos solamente contar la historia que le paso a los hebreos hace 3,500 años, tenemos que hacer memoria, por eso en el seder de pesaj realizamos varias actividades para hacer memoria como: comer el pan de la esclavitud (matza), comer hiervas amargas en recuerdo a el sufrimientos de nuestros padres en Egipto. Hacemos que los niños pregunten y se involucren en el seder ya que ellos son la continuidad de nuestra existencia. Inyectamos fe a través del valor de preguntar y sellamos la continuidad de nuestro pueblo por una generación más. 

Pesaj es un momento para resolver la pregunta de ¿por qué vale la pena la existencia del judaísmo en el mundo? Y el enigma de ¿cuál es mi responsabilidad como judío en el mundo? 

Desde hace 3,500 nos formamos como pueblo y comenzó el viaje del judaísmo a través de la historia, hubieron momentos muy difíciles y momentos muy alegres  pero a pesar de todo seguimos cada año dándole a nuestras siguientes generaciones la batuta de nuestra identidad.

 

Como escibe Leon Tolstoy (escritor ruso) en 1908:

¿Que es el judío? ¿qué clase de criatura única es esta? Un pueblo a quien todos los gobernantes de las naciones han deshonrado, oprimido, perseguido, quemado y pese a la furia de sus opresores continúan viviendo y floreciendo. El judío es el símbolo de eternidad, siguiendo la fidelidad de sus ancestros ha mantenido por tanto tiempo el mensaje profético y lo ha transmitido a toda la humanidad un pueblo como este no desaparecerá jamás.

 

Y como escribio Mark Twain en 1899:

 “Todo es mortal excepto el judío, todas la fuerzas desaparecen, pero el perdura”