Haifa TeenTech Competition

El Technion es el principal Instituto Científico y Tecnológico Israelí; éste año organizaron el primer "Haifa TeenTech Competition" en el cual mi compañero Abraham Mizrahi Jasqui y yo, Justine Zeitouni Jajati, tuvimos la oportunidad de participar.

La experiencia comenzó en el momento que conocimos a los demás participantes; chavos entre 16 y 18 años de 13 países alrededor del mundo. Empezamos a conocernos, a bromear, a pasarla bien, y formamos un grupo muy unido. El choque cultural fue realmente interesante, ya que pudimos comparar las diferentes formas de vida con la nuestra, aprendimos mucho acerca de los hábitos de la juventud en otros lugares.

Durante los primeros 10 días del programa, realizamos visitas a importantes empresas tecnológicas mundiales que tienen sede en Israel como: Intel, IBM y Rafael. También conocimos a personalidades sobresalientes como el Presidente Reuben Rivlin, y el Profesor Avram Hershko, ganador del premio Nobel de Química en el 2004.

Después llegó el Hackatón, el esperado concurso que se llevó a cabo durante los últimos tres días del programa. Creamos un proyecto que giró en torno al tema de Healthy Living, ya fuera un producto o un servicio, en forma de software o hardware. Los 11 equipos fueron conformados por participantes internacionales e israelíes, y el tema del proyecto fue libre. Hubieron quienes se enfocaron en educación, otros en buena alimentación o necesidades especiales.

Nosotros, aunque en equipos diferentes, basamos nuestros proyectos en Energía Verde.

El proyecto de Abraham fue sobre la motivación al deporte mediante un mecanismo de pedales de bicicleta bajo las bancas en estaciones de camiones para cargar el celular con la energía generada.

Mi proyecto trató de la educación desde temprana edad sobre energía verde, construyendo parques en donde los juegos como columpios y sube y bajas, generaran energía eléctrica.

Desarrollar un proyecto en 2 días nos enseñó a trabajar en equipo, a transformar ideas en realidades, y sobre todo, a aprender de los demás, pues cada quien tenía diferentes habilidades y capacidades que aportar. Cuando había mucho trabajo que hacer, tuvimos que adaptarnos a las condiciones y apoyarnos, creando un ambiente multidisciplinario.

La experiencia del HaifaTeenTech no solamente nos enseñó sobre tecnología, emprendimiento y trabajo duro, también aprendimos a aterrizar nuestras ideas y llevarlas a cabo; nos enseñó que las cosas son posibles y que no tenemos que esperar a crecer, estudiar o trabajar, para intentar cambiar al mundo.

Gracias a nuestro Colegio por darnos la oportunidad de abrirnos a nuevas experiencias y por enseñarnos que los límites, sólo existen en la mente.

 

Alumna de 6º semestre de bachillerato.